Lugares

La leyenda de la piedra del pato

por Daniel Morales Mendoza

Cuentan los que saben, aquellas mentes antiguas que se debatían entre el realismo de los días y la magia de la religión y los mitos, que cada viernes santo dos hermosos patos de oro, se posaban sobre una enorme piedra dentro del caudal del río Fonce a beber agua hasta saciarse.

Un cazador furtivo llevaba años, supervisando el recorrido de los patos de oro, y uno de tantos viernes santos, se apostó en las cercanías de la enorme piedra del río con una escopeta lista para asestar el disparo y quedarse con el botín de sus doradas plumas. Mas erró el primer disparo y las nobles criaturas alertadas por el sonido, saltaron al agua con presteza y se refugiaron bajo la enorme piedra para nunca más salir de debajo de ella.


Se dice que cada viernes santo, los patos en venganza por el corazón ambicioso del cazador, cobran la vida de un alma igualmente contaminada, que al bañarse en las aguas del río Fonce, va a encontrar su desventura bajo un remolino succionador de la misteriosa Piedra del Pato.

Nathaly Castillo Alvarado

Leer y escribir son dos cosas que Nathaly hace todos los días. Le encanta 'devorar' un buen libro y consumir información. Para la escritura se inspira y se documenta antes de emitir una opinión. Las olas la han llevado a una aventura por las costas del mundo; pero aún no sabemos cuando su barco encalle en una playa colombiana.

Comenta este artículo