Lugares

Historia del parapente en Santander

por Daniel Morales Mendoza

El parapente (contracción de paracaídas de pendiente) es un deporte nacido, a fines del siglo XX, por la inventiva de montañeros que querían bajar volando mediante un paracaídas desde las cimas que habían ascendido.

El ala, y a veces todo el equipo, se llama así con el mismo nombre, parapente. La definición técnica sería algo como: planeador ligero flexible. Planeador porque no consta de motor y flexible porque no hay partes rígidas que compongan el ala, por lo que puede ser transportado en el maletero de un coche. El peso de todo el equipo, suele rondar los 25-30 kg aunque hay equipos para montaña con una masa aproximada de unos 8 kg . El piloto y ocasionalmente el pasajero de parapente estarán equipados con el equipo de seguridad obligatorio, cascos y paracaídas de emergencia y con diversos instrumentos electrónicos: variómetro o altivario (indica la altura), GPS y equipo de radio.


La historia para Santander comienza en el año 1991 cuando el italiano Stephano Canugci llega a Bucaramanga y conoce el lugar donde hoy funciona el club ‘Vuelo libre’. En ese entonces en el lugar un grupo de muchachos aficionados al deporte extremo practicaban Ala Delta y planeadores a control remoto y estaban en la búsqueda de sitios para la práctica segura de sus nuevas aficiones, pues ya habían pasado por el Picacho, en Berlín (vía a Cúcuta), Guatiguará (Piedecuesta) y el municipio de Zapatoca, de donde los sacaron porque era ruta para el vuelo de aviones.


Canugci se dio cuenta que la Mesa de Ruitoque tenía las condiciones ideales para la práctica de parapente y fue cuando inició sus clases a los aficionados de Ala Delta. Así, Ralph Market, Nacho Pérez, Jaime Herrera y William García, quien ya había tomado clases de parapente en Bogotá, aprendieron y perfeccionaron sus conocimientos en este deporte, con las clases impartidas por Stephano, y se lanzaron a conquistar los cielos de ‘La Mesa’ , creando el club ‘Vuelo libre’, con personería jurídica desde agosto de 1994.


El club ‘Vuelo libre’ llegó a tener entre los años del 95 y 96 a l06 pilotos y de éste salieron los miembros del club Las Aguilas. Ha sido la escuela de la mayoría de deportistas que practican el parapente.


Fuentes: extroversia.universia.net.co

Daniel Morales Mendoza

Diseñador Gráfico de profesión, programador web por vocación, docente por que le gusta y escritor, porque... mmm... porque es un gran ejercicio que no solo relaja la mente, la ejercita y alimenta. Le entusiasma la labor antes de... la investigación, recoger información y por supuesto conocer gente interesante donde quiera que exista una historia.

Comenta este artículo