Cultura

Memoria en 16 milímetros

por Daniel Morales Mendoza

Revista Dos Puntos se reunió con Lizbeth Torres, realizadora audiovisual y actual directora de la fundación y nos contó un cómo empezó esta iniciativa, en qué estado se encuentra ahora y para dónde va.

“Una ciudad sin memoria es un pueblo sin pasado que niega sus raíces, cual tesoro que no heredan los hijos de su terruño”. Esta frase que publica la Fundación Instituto para el Desarrollo Filmográfico de Santander y el Oriente Colombiano –FUNCINEP- en su blog http://santanderaudiovisual.blogspot.com, explica la misión que esta entidad ha asumido en pro de recuperar la memoria audiovisual del departamento.


Revista Dos Puntos se reunió con Lizbeth Torres, realizadora audiovisual y actual directora de la fundación y nos contó un cómo empezó esta iniciativa, en qué estado se encuentra ahora y para dónde va.


La semilla se sembró en una reunión en 2003 entre el fotógrafo Nelson Cárdenas, el profesor Campo Elías Narváez, el músico fallecido Luis Herrera, el artista José Ariza, quien actualmente reside en Bogotá, Andrés Plata Rueda y Luis Hurtado, director del cine club El Hormiguero, y quien junto con Plata Rueda, en la década de los 50 y 60 registraban escenas cotidianas en cintas de 8 y 16 milímetros. Este grupo planteó la necesidad de crear un banco cinematográfico y sonoro de Santander.


La fundación, que actualmente está conformada por ciudadanos dedicados a la promoción, estudio, producción, conservación y difusión de las obras fílmica; ha dedicado sus esfuerzos a recopilar, organizar y salvaguardar archivos fílmicos de Santander que se encontraban en estado de deterioro.


Los últimos cuatro gobernadores han escuchado acerca del proyecto, pero solo los dos últimos (Horacio Serpa Uribe y Richard Aguilar Villa) registraron en el Plan de Desarrollo. “Nos encontramos en la etapa de estudio del lugar que servirá como bóveda para estos archivos”, nos cuenta Lizbeth.


La mayoría son carretes de 16 milímetros que se perderán totalmente si no se les aplica un químico “que evita que la cinta se pegue, fenómeno que ocurre a causa del clima de la ciudad. Frente a esta amenaza, los 600 archivos que tenemos corren un gran riesgo”, asegura Torres.


“Canción de paz”, es un documental sobre la desmovilización del EPL, realizado por Lisandro Díaz; y es una de las cintas que fue rescatada de la demolición del antiguo Teatro Unión de la ciudad (ubicado en la calle 45 con carrera 17). Esta cinta, al igual que muchos otros archivos familiares, forma parte de esta colección.


Para abril de 2013 se espera abrir la Cineteca en una primera etapa, en las instalaciones del Centro Cultural del Oriente (carrera 20 con calle 33) para que pueda servir de bodega de tránsito de esos materiales que se vienen perdiendo, olvidados en los armarios de muchas familias.

 
 

Daniel Morales Mendoza

Diseñador Gráfico de profesión, programador web por vocación, docente por que le gusta y escritor, porque... mmm... porque es un gran ejercicio que no solo relaja la mente, la ejercita y alimenta. Le entusiasma la labor antes de... la investigación, recoger información y por supuesto conocer gente interesante donde quiera que exista una historia.

Comenta este artículo